domingo, 12 de mayo de 2013

3 ERLAITZ MEDIO MARATON PEÑAS DE AIA




Son las 09:00 horas del día 12/05/2013, Irun, aparcamiento de la sidrería Ola (muy buena sidra, por cierto), hay buen ambiente, cielo cubierto y temperatura fresca. Suenan por los altavoces las canciones de Higway to Hell y Eye of the tiger previamente a la salida de la tercera edición de la Erlaitz Aiako Harriak Maratoia y por delante quedan (según la ficha técnica) unos 23 kilómetros de distancia y unos 1600 metros de desnivel positivo acumulado para poder disfrutar del bonito escenario que ofrece el parque natural de Peñas de Aia y alrededores.

 


Primera carrera del año tras salir de una maldita metatarsalgia que me había estado torturando durante todo el invierno,  así que la miro, la remiro y la vuelvo a mirar, llamándome la atención que el desnivel (1600 metros) es alto para ser "sólo" 23 kilómetros de recorrido. Como siempre muchas dudas, nervios y cautela.

La carrera se las promete. Enseguida se empieza a ganar altura y las vistas son muy bonitas, mucho monte e incluso mar. Lo bueno de salir de los últimos en una carrera y de llevar la cautela por bandera, es que a peor no se puede ir, así que ir adelantando a corredores una y otra vez me iba dando lo que necesitaba: seguridad y ánimo. 

Si en el argot futbolista se habla habitualmente de "tridentes" en relación a los tres jugadores estrellas del equipo, la Erlaitz Aiako Harriak maratoia también tiene su tridente particular, en esta ocasión formado por montes y bautizados como Pagogaina, Everest txiki (pequeño Everest) e Irumugarrieta. El primero castiga piernas con cuestas del 36% de desnivel, el segundo da una vuelta de tuerca para llegar a subidas del 37% y para ascender al tercero hay que superar sus cuestas del 42,5% de desnivel. Ayudando al tridente y por si fuese poco no podía faltar la cumbre que da el nombre a la carrera y al club que la organiza: ERLAITZ.
  
Comienza la primera ascensión, al alto de Pagogaina, una dura rampa inicial ya hace que a los 200 metros esté mirando el gps... ¿todavía queda un kilómetro y medio así? 


"No puede ser… esto está muy empinado" pienso una y otra vez. Pero el gps no falla y poco a poco y muy lentamente van sumándose los metros hasta que por fín llega la cima. 
Las vistas van pasando a la historia porque a estas alturas la claridad del día se ha esfumado para dar protagonismo a nubes negras que desde el cielo amenazan agua.

Tras un tramo de suave bajada comienza otra ascensión, la del alto de Erlaitz. Es corta, pero suma y sigue.  
 


Llegado el kilómetro 12, sé que quedan unos dos kilómetros y que entonces ya habrán terminado las subidas y casi todo será cuesta abajo. Empieza la ascensión a lo que llaman Everest txiki, son unos 200 metros en los que aparece el segundo cartel que anuncia un desnivel del 37 %. Llega la lluvia y también los primeros síntomas de cansancio, que poco a poco van aumentando hasta llegar alto de Irumugarrieta (primer pico) y pasar por el tercer y último cartel que avisa de un desnivel del 42,5 %. La verdad es que en este tramo costaba hasta andar despacio.


La llegada a la cima es un alivio. Todo está cubierto por la niebla, no se puede ver nada del paisaje y es una pena, porque he visto algunas fotos del recorrido y son espectaculares. La sensación es parecida a la de ir al cine y ver una película con los ojos cerrados.

En la cima comienza un descenso bastante técnico. Me llama la atención lo rápido que bajan algunos. Intento seguirles pero no hay manera... que control, pienso. Yo también adelanto a gente, así que lo uno por lo otro. De aquí a meta ya todo es bajada, menos algunos tramos puntuales de subida que acaban de destrozar las piernas. Los tramos de bajada son muy diferentes según el lugar, algunos son técnicos, otros con mucho desnivel, otros llenos de barro, otros cómodos… en cualquier caso el ritmo es bastante alto y oigo gritos de socorro de algunos cuadriceps.


Tras finalizar el descenso por unas últimas cuestas bastante empinadas, finalmente se llega de nuevo a la sidrería Ola, donde todo comenzó… lástima que la prueba no termine allí y todavía queden unos 150 metros y una subida final de órdago para acabar la carrera, eso sí, con el arco de llegada bien a la vista.


2h 37´ 11´´ para comprobar que la metatarsalgia había pasado a la historia. Ni tan mal.

http://www.erlaitz.com/index.php/es/media-maraton.html

 
OJO!! El parque natural Peñas de Aia es una zona en las que abundan los mugalaris. Se les puede identificar en cualquier época del año, corriendo y posiblemente vestidos de rojo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario