domingo, 13 de abril de 2014

X MEDIA MARATÓN DE BERA


… la suave anestesia para las piernas que supone ver el cartel del kilómetro 20 y empezar a escuchar gritos y aplausos en la lejanía, son dos señales que no dan lugar a ninguna duda… ya está cerca el pueblo de Bera, con sus mejores galas, recibiendo a los más de 500 corredores y corredoras que regresan al mismo lugar que horas atrás les vio partir… 


 
Será el broche final a la décima edición de la media maratón de montaña de Bera en Navarra, X Berako mendi maratoi erdia, una de esas pruebas de las que conoces su existencia no por buscarla, sino por oirla nombrar reiteradamente en los buenos comentarios de unos y otros participantes en ediciones anteriores, sin ninguna duda la mejor de las propagandas.

Pero para poder disfrutar de ese recibimiento quedan por delante algo más de 21 kilómetros de un espectacular recorrido, haciendo cumbres y serpenteando por Manttale, Ibardin, Landagaineta, Zizkuitz y el legendario y, en esta ocasión, temido Larun, y así, a las 9:30 horas y tras darse el pistoletazo de salida, las calles de Bera comienzan a dibujarse invadidas por una serpiente multicolor formada por corredores y corredoras que, poco a poco, se van estirando cada vez más para comenzar a afrontar desde el primer kilómetro la ascensión hacia la zona de Postas, el inicio de un contínuo sube y baja que será la tónica de toda la prueba.

Primer clasificado en la categoría de animadores para un tal Joxean. Increible. Ya me gustaría saber que tal tiene la garganta hoy… y es que en la ascensión hacia Manttale sus gritos de ánimo delataban su presencia minutos antes de poder verle, y los mismos gritos acompañaban minutos después de pasar a su altura y de los que junto a él, entre muchas risas y bromas, le pedían por su nombre que se calmara. 


Acompañó la metereología con un día de esos a los que cuesta arrancar, sin lluvia y con una temperatura agradable en torno a los 12 grados. En más de una ocasión recordé el tiempo de perros que hizo el día de la Talaia. En algunas partes del recorrido trataba de imaginármelo para este día ... imposible.

La cima de Larun se había escondido entre la niebla y sólo los que conocen el recorrido sabrían donde se oculta. Los demás, de lo único que estábamos seguros y seguras por el desnivel que se iba dibujando, es de que había empezado la primera parte de la ascensión, la que se lleva a la zona de Zizkuitz. Una vez allí, durante los pocos metros de tregua que da la subida, la niebla se hizo más densa y dio una pincelada de misterio y soledad en el entorno. Intenté buscar las siete luces de Lehen Sugea, pero no, lo único que llegué a ver fueron los rayos del sol que se abrían camino entre la niebla, dejando entrever a lo lejos la antena en la cima de Larun. Todavía quedaba el último esfuerzo por la zona más vertical de la subida. Un último y duro zigzagueo que fue compensado con creces por los ánimos de quienes habían elegido ese lugar para, algunos en posiciones casi acrobáticas, poder animar a los corredores y corredoras.



Un fugaz paseo por la cima bastó para confirmar, con pena, que la niebla nos había privado de los bellos paisajes que se dibujan desde allí, para seguidamente comenzar un prolongado descenso hasta Bera, con el único, a veces alivio, a veces castigo, de tramos de subida que en ocasiones daban respiro a un vertiginoso descenso y en otras castigaban aun más a unas piernas ya muy cansadas.


 … sólo son unos metros más... unos metros que se me antojan de los más dolorosos y es que nunca antes la calle Altzate había sido tan larga. Los aplausos van cobrando intensidad y en tan sólo unos segundos el arco de llegada atestigua que todo ha terminado...

Bueno, casi todo, ya que la fiesta sigue con un buen avituallamiento de llegada, lunch incluido, con sorteos, con duchas y ¡¡agua caliente!!, con risas, buen ambiente y con una bolsa del corredor muy generosa.

Una prueba que me ha recordado mucho a la cercana que organiza Erlaitz en Peñas de Aia y que ha reforzado la idea de que las cosas que se organizan con ilusión, ganas y cariño, siempre salen bien. Zorionak Manttale!



3 comentarios:

  1. La verdas que en Bera siempre muy agusto!
    Bueba y bonita crónica.

    ResponderEliminar
  2. Me hubiera gustado participar este año pero al final no pudo ser y eso que al final me ofrecieron un dorsal en el último momento, que tal las sensaciones? tiempo??

    Una pena la niebla, es un regalo precioso llegar arriba del Larun y contemplar las vistas....impresionante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues una lástima porque la carrera, en general, merece mucho la pena.

      Me costó bastante arrancar y los primeros 5 kilómetros se me antojaron los más duros. Me encantó el recorrido, aunque como bien dices la niebla nos dejó sin las vistas desde Larun. Al final 2h y 28´.

      Ánimo con la EH Erronka. Ya te queda muy poquito.

      Un abrazo

      Eliminar