viernes, 9 de mayo de 2014

EL MONTE ES DEL MONTE... y de nadie más.




El sonido de dos despertadores rompe el silencio de la madrugada...

Los dos saben que si quieren ir al monte tienen que hacerlo a esas horas. Después les esperará un día cargado de trabajo, de tareas y de obligaciones.

Los dos desayunan en silencio, cada uno en su hogar, con cuidado de no despertar al resto de su familia.

Los dos preparan la mochila y la llenan con todo lo que creen que necesitarán durante las próximas cuatro horas.

Los dos salen de casa, cierran con cuidado la puerta y van repasando en silencio sus intenciones mientras llegan al portal.

Los dos se empapan del frío amanecer al salir a la calle.

Los dos se desplazan hasta el mismo monte, se detienen, lo miran, respiran profundamente y se adentran en él, siguiento la ruta y el camino planificado.

Los dos sienten la misma naturaleza, la misma tranquilidad...

Los dos pisan los mismos caminos, contemplan el mismo paisaje, pasan junto al mismo desprendimiento y beben agua de la misma fuente.

......

Los dos son personas diferentes, no se conocen de nada y sin embargo todo lo que hacen es igual.

Sólo hay algo que les diferencia, un pequeño detalle...

...cuando llegue la hora de marcharse, habrá uno que regresará a su hogar y habrá otro que, tal vez, no lo pueda hacer. 

La diferencia entre los dos, es que mientras uno ha ido al monte a practicar su actividad favorita, el otro lo ha hecho para tratar de impedirlo por la fuerza.


Fuente: Iberobike
Fotos: Blas López Palomo (Facebook)
Fuente: Run&Walk
Fuente: el correo

Las cuerdas, colocadas a 1,40 metros del suelo, podrían provocar una muerte.
Fuente: La voz de Vigo
Santa Pola (Alicante) - Fuente: Facebook

Astigarraga (Gipuzkoa) - Fuente: Facebook



Cada vez hay más noticias de este tipo
Cada vez hay más personas heridas
Cada vez hay más "trampas"
Cada vez hay más denuncias
Cada vez hay más montes afectados...

y lo que cada vez hay menos, es RESPETO Y SENTIDO COMÚN, y eso es lo único que hace falta. 

....................

Una ligera lluvia quiso ser testigo de cómo sus manos temblorosas rodeaban con una cadena la misma puerta que hasta entonces siempre había permanecido abierta.

Las frías gotas de agua que chocaban en su cara, disimulaban las lágrimas que caían por sus mejillas al escuchar el metálico sonido del candado cerrándose... "pero cómo hemos llegado a esto..." se preguntaba una y otra vez mientras se alejaba de allí dejando a sus espaldas un cartel con unas palabras que nadie hubiese querido leer nunca... "MONTE CERRADO - PROHIBIDO EL PASO".

5 comentarios:

  1. Muy buena esta entrada...ya vale de poner puertas a un campo que no es de nadie mas que de la tierra, ya vale de poner trabas a unos pocos que utilizamos el monte no para destrozarlo si no para cuidarlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Se me ha puesto carne de gallina, que salvajes.

    ResponderEliminar
  3. La pena es no coincidir con esos que tanto madrugan para hacer el HP, porque entonces iba yo a entrenar con ellos un buen rato.

    ResponderEliminar
  4. Que fuerte, no me cabe en la cabeza que un ser humano ponga un alambre de espino a la altura del cuello. Lo que debería pasar es que un día le descubran un grupo de ciclistas y se haga su nombre público.

    En Navarra no se oyen casos asi ni me suena que haya problemas de paos, pero sé que en otras comunidades si. En sitios como Andalucín o Extradura está eso lleno de caminos cortados que son propiedad de la familia bien del pueblo o del señor del municipio. Pero es que cierran vias verdes en las que en teoría deben dejar libre acceso.

    La mejo manera de que la gente aprenda a amar la naturaleza es dejando que la gente vaya al monte, sea en bici, andando o corriendo. El monte es de todos.

    Sigo alucinado con las fotos

    ResponderEliminar