domingo, 10 de mayo de 2015

ERLAITZ AIAKO HARRIAK 2015


NUEVE MOTIVOS POR LOS QUE NO OS RECOMIENDO ESTA CARRERA (desde el humor)


1-) Hacen publicidad engañosa.

Este es el perfil que te encuentras en la página web:


Lo ves, y parece hasta bonito... todo tan verde, con sus hamburguesas, los vasos con las pajitas, ¡mira que cortas parecen las subidas!, seguro que es una alfombra de hierba verde, un paseo, ¡hala! con un castillo y todo...
Pero noooo, no es así. Es un recorrido exigente, duro y con unos desniveles tan importantes que llega un momento en el que no sabes si es mejor subir, bajar o sentarse... ¡Vamos! que de paseo, nada de nada. Venir a correr esta carrera para disfrutar puede ser como llevarte una caja de tiritas a la guerra. A lo mejor te vienen bien, pero lo más probable es que te maten. Aquí igual, puede que te diviertas, si, pero sólo un poco.


2-) ¿Qué es lo normal en todas las carreras? Pues está bien claro. Lo normal es que a medida que vayan avanzando los kilómetros y aumentando el cansancio, se tenga más ganas de llegar a la meta y terminar... ¿no? Pues bien, aquí, es justamente todo lo contrario y como una imagen vale más que mil palabras (en este caso mil juramentos) os pongo una fotografía de donde está puesta la línea de llegada y vosotros sacáis vuestras propias conclusiones.



Ah! Y todo lleno de gente animando. A ver quien tiene narices de subir sin correr, con un público tan entregado, gritando y aplaudiendo a ambos lados de la subida. Ahí, en el orgullo, donde más duele...


3-) Hay zonas en las que se pierde la señal del gps. Si, si, estoy seguro. Lo he comprobado en las subidas al torreón de la Peña, a Pagogaina, a Irumugarrieta... Después de tener la sensación de estar "media vida" subiendo y subiendo, miras el gps y ¡sólo marca que has corrido unos metros!


4-) Sufrimiento psicológico innecesario. A ver sino qué explicación tiene el cartel que avisa de una cuesta que tiene el 42% de desnivel... ¡es como si alguien te mete el dedo en el ojo mientras te dice que te lo está metiendo!
Pero es que este año además se han pasado, si. Antes el cartel estaba al final de la cuesta y el pensamiento era positivo "Joder vaya cuestón que he subido", pero es que ahora te lo ponen al principio y el pensamiento es todo lo contrario, "no me jodas que hay que escalar por ahí...". Pues eso.


5-) Te venden la moto de que si el parque natural de Peñas de Aia, de que si unas vistas preciosas, de que si marco incomparable... ¡qué más daaaa! ¡si no da tiempo de ver nada!! La mitad de la carrera te la pasas mirando al suelo y haciendo equilibrios para no caer mientras patinas entre piedra y piedra o tratas de evitar las zancadillas de raices que parece que tienen vida propia. La otra mitad de carrera estás con las reservas de oxígeno por los suelos y sólo se ven chiribitas blancas, así que mirar, lo justo. 
El único consuelo, es ver el lugar en fotografías como éstas..

http://fhotomikel.blogspot.com


6-) A ver. Yo empecé a correr para superar mi adicción a las gominolas y ya llevo unos cuantos años desenganchado. Bueno, pues parece que no era suficiente poner unos avituallamientos completos, con chocolate, plátanos, naranjas, frutos secos, bollería, cocacola, bebidas isotónicas, agua... No, en vez de conformarse con eso, ¡van y además ponen gominolas! y para colmo de los colmos, son GO-MI-NO-LAS DE CO-CA-CO-LA... ¡¡mis favoritas!!. 
Resultado: un pico de glucosa de los que casi te subes por los árboles, no digo más.


7-) Sospechas de que echan alguna sustancia que altera el comportamiento en la bebida al llegar a meta. Sino, no me lo explico. Después de sobrevivir en el primer pico, de la última bajada desde los túneles en las que acabas dando las gracias a Dios por seguir teniendo los dos cuádriceps en su sitio y tras la última subida para llegar a meta, que te recuerda al guión más sádico de la saga de SAW, llegas, echas un trago de agua... y ¡te sientes de puñetera madre! Feliz, contento, todo ha estado bien y todo el mundo es majo. ¿Cómoooo? Pues eso.


8-) Yo creo que ellos conocen todos estos fallos... si, si, seguro que por eso, cuando llegas, te reciben tan bien, hay tan buen ambiente, te dan una buena bolsa del corredor, un buen avituallamiento, ¡y encima hacen hasta sorteos! Yo creo que es sentimiento de culpabilidad...
Ah! Por no hablar de toda la gente que hay a lo largo del recorrido, vestidos con un chaleco rojo, animando y ayudando en lo que pueden... yo creo que lo hacen pensando "pobrecillos, cómo se os ha ocurrido venir...".


9-) Y la última y más importante, es que a pesar de todo, es adictiva. Inexplicablemente, el que va repite. No lo entiendo. De hecho, no entiendo ni por qué yo también he repetido. No lo sé. Voy a ver si a la doscientosava vez de ver este pedazo vídeo que han hecho de la prueba, consigo averiguar el porqué (mientras como unas gominolas de cocacola...)



ZORIONAK ERLAITZ!!




4 comentarios:

  1. A mí no me engañan. Esta panda de timadores y tu texto van a conseguir el efecto contrario: que desee correrla algún día. ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Se me han quitado las ganas ya... ¿cuándo abren inscripciones? (es para no ir...) ;-)

    ResponderEliminar
  3. Como son... se piensan que nos engañan. Pero aún queda gente como tú que es capaz de desenmascarlos. Tú vuelve, vuelve el año que viene y nos informas de nuevo. Seguro que les pillas en algún engaño nuevo. Seguro ;-)

    ResponderEliminar
  4. Lo de esa cuestecilla al final tiene su aquel...a ver quien se atreve a no llegar corriendo jeje...por todo lo demás creo que no me has convencido, ya está apuntada en el Excel de las posibles del año que viene ,-).

    ResponderEliminar