lunes, 4 de abril de 2016

QUITADLE


¿Cómo puedo hacer una escultura? Simplemente quitando del bloque de mármol todo lo que no es necesario.
M. Buonarroti

......................................

Quitadle disfrutar de una borrachera de ilusión, de las que hacen gritar a los cuatro vientos un "a tomar por saco" antes del último clic que finaliza un proceso de inscripción, a pesar de que con el paso de los días esa borrachera deje una resaca de dudas e incertidumbre...

Quitadle las nosecuantasmil veces que se miran y remiran unos papeles en los que, cual mapa del tesoro, están escritos los pasos que hay que ir dando a lo largo de un camino, día a día, semana a semana, hasta poder llegar a una ansiada línea de salida...

Quitadle a lo largo de ese camino sentirse un blanco perfecto en mitad de un fuego cruzado de emociones, siendo alcanzado diariamente por balas de decepciones, alegrías, dudas, satisfacciones, nervios, ansiedad, felicidad, frustración...

Quitadle esos momentos científicamente inexplicables en los que toda la vida en la Tierra, el sistema solar, la galaxia y el último recoveco del universo se reduce a un pequeño dolorcillo en uno de los gemelos...

Quitadle el descubrimiento de un arma secreta y poderosa llamada voluntad, que hace que se madrugue más un domingo para ir a correr que cualquier otro día para ir a trabajar, o que se salga a correr para mojarse cuando todos corren para no mojarse...

Quitadle esos momentos en los que comidas que nunca gustaron se convierten mágicamente en un exquisito manjar, sólo porque se sabe que quitará unos gramos de peso para la próxima tirada larga, o esos días en los que rechazas alegremente unos combinados jurando, eso si, que ya volverás a por ellos...

Quitadle esa sensación de sentirse a salvo sólo por haber podido llegar a la salida de una carrera, y disfrutar del ambiente que se respira ignorando por completo los 10, 21, 42 o los kilómetros que sean y que quedan por delante...

Quitadle la mejor melodía jamás compuesta y que sólo se puede escuchar en una carrera, armonizando el sonido de cientos de pisadas, las respiraciones agitadas, y los gritos, ánimos y aplausos de miles de personas...

Quitadle el sentimiento de orgullo de poder ver animando en los últimos metros a todos aquellos que, fieles a ti desde meses atrás, te han empujado con un "ánimo que tú puedes" en esos momentos de debilidad en los que hubieses querido mandar todo a la mierda...

Quitadle la satistacción de haberlo conseguido, quitadle el haberos sentidos vivos durante los tres últimos meses, quitadle todo eso, quitadle mucho más... y solamente os quedará un trozo de metal y una cinta. Nada más.


Imagen conseguida de @IsidroRunninges. Medallas del maratón de Barcelona a la venta.


Imagen conseguida de @Hpps88. Medalla de la media Maratón de Madrid vendida.

... y sin embargo, hay personas que son capaces de quitar auténticas maravillas para dar valor a lo único que está de sobra.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Javier! Después de todas las experiencias y sensaciones que quedan detrás de una carrera, la medalla me parece algo insignificante.
      Un saludo

      Eliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo contigo. Desde mi punto de vista, una medalla es algo para que puedas recordar lo conseguido y las pocas que tengo las tengo bien guardadas para mi deleite, así que no entiendo que alguien pueda ponerlas a la venta. Únicamente podría entenderlo si fuera un caso de necesidad aunque allá cada uno con sus decisiones.

    Lo que de ninguna manera puedo entender es que haya alguien que compre una medalla de una carrera sin haberla corrido pero estamos en el mundo para que haya de todo... en fin...

    Me ha gustado mucho la entrada. Sigue corriendo como hasta ahora, sin quitar nada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he sido de los de que cada uno haga lo que quiera, y en este caso pienso lo mismo. Pero no entiendo como se le puede dar valor a un trozo de metal, si detrás de él no hay una historia para conseguirlo. Sin más.
      Gracias y a seguir disfrutando!!

      Eliminar
    2. Que bien escribes, leñe!

      Una Media Maraton he corrido yo hasta ahora (serán más), y elegí una que no daban medalla ni nada, guardo dos fotos (un poco antes y un poco después de meta) y un rosario de recuerdos del entreno, de mi familia animando y de mis amigos corriendo a mi lado.

      Lo demás, son cosas.

      Me encanta leerte.

      Eliminar
    3. Para mí una medalla sin recuerdos no vale de nada, así que si hay que elegir una cosa de las dos, yo, al igual que tú, lo tengo muy claro... a recordar.

      Gracias Galo!!

      Eliminar