Otrolocoquecorre

Día 5. Los días malos hay que sacarlos adelante

Día de series. Quinto día de preparación para maratón de valencia

Así terminaba diciéndome hoy al finalizar el entrenamiento. Los días difíciles hay que sacarlos como sea. Los días buenos, se saca muy fácil. Esta mañana era un día de humedad. Mucha humedad que personalmente, me afecta y mucho. Apenas soy un corredor que sude, y cuando lo hago, algo va mal. Los pronósticos del tiempo rezaban que hoy sería un día lluvioso y frío, por lo que no dudé en ponerme mi camiseta de manga larga para entrenar esta mañana y bajar a la pista a hacer las series.

Apenas llevaba 15 minutos de calentamiento, he notado que estaba sudando, síntoma de la gran humedad que hemos tenido hoy que soportar en la pista de San Sebastián de los Reyes. Con la humedad tengo muchas historias, pero la más llamativa fue la del Maratón de Rotterdam, donde me deshidraté en la primera media maratón. Apenas superando el ecuador de la prueba, vomité. No abandoné la prueba por vergüenza la verdad. Pero acabé, y me juré a mi mismo, que nunca más correría una prueba donde hubiera tal nivel de humedad.

Un sufrimiento compartido

Las series que teníamos planeadas para el día de hoy eran “kas”. Así denominamos en el club a las series que hacemos 4k1+4k2+4k3. Cada k lo hacemos a un ritmo determinado y la idea es ir progresando el ritmo a medida que van pasando los kilómetros. No estaba Ramiro, pero más o menos tenía en mi mente lo que tenía que hacer: Empezar a 3’50” el k1, hacer a 3’40” el k2 y finalizar a 3’30” el último k3.

A medida que iban pasando los kilómetros, la humedad iba haciendo mella en mí. Sin embargo, a medida que me cruzaba con mis compañeros, veía la misma cara de sufrimiento que la que podía imaginar que tenía yo a cada zancada.

Posiblemente, este haya sido uno de los entrenamientos más duros que he tenido desde hace mucho tiempo. Lo hemos sacado adelante, tanto yo como mis compañeros, que al finalizar el entreno, hemos compartido penas.

Estos días hay que sacarlos, sí o sí. Ya vendrán días mejores.